Mensaje a la comunidad de la nueva Rectora

Mensaje a la comunidad de la nueva Rectora de la UCALP

Querida Comunidad:

Agradezco la oportunidad y el medio para brindar un breve mensaje luego de recibir la designación de nuestro Arzobispo Víctor Manuel Fernández como Rectora de la Universidad Católica de La Plata (Decreto Arzobispal N° 84/2020). Esta expresión de confianza constituye un alto honor para mí que espero favorecer. Pongo a disposición de la comunidad toda, mi saber, mi ignorancia, mi trabajo, y -por sobre todo- mi disponibilidad y anhelo de servicio.

En nombre de toda la UCALP, ofrezco un merecido reconocimiento al Dr. Hernán Mathieu y todo su equipo por el trabajo realizado durante todos estos años. Nuestra Universidad ha debido transitar en estos tiempos, acreditaciones, evaluaciones institucionales, creación de nuevas carreras, modificaciones de planes de estudios y de metodologías de enseñanza y aprendizaje. Procesos todos que se pudieron tramitar con eficiencia y concluir con éxito. No han sido períodos sencillos desde el aspecto económico – administrativo. El esfuerzo empeñado corona hoy con una UCALP ordenada y en equilibrio. Por todo lo hecho: ¡muchas gracias!

Este cambio de roles se produce en el contexto de la pandemia por el Covid 19. Enorme prueba para la humanidad y gran oportunidad de profunda reflexión y transformación. El mundo se detuvo. Sin embargo, nuestra UCALP siguió trabajando con tesón. Hemos aprendido e incorporado nuevas herramientas de comunicación para la enseñanza – aprendizaje que nos han abierto horizontes y perspectivas. Esperamos profundizar la experiencia y enriquecer la oferta académica en los nuevos formatos.

El nuevo tiempo nos desafía. San Juan Pablo II nos recordaba que “la Universidad católica, por el encuentro que establece entre la insondable riqueza del mensaje salvífico del Evangelio y la pluralidad e infinidad de campos del saber en los que la encarna, permite a la Iglesia establecer un diálogo de fecundidad incomparable con todos los hombres de cualquier cultura” (Ex Corde Ecclesiae, N° 6). En este sentido, nuestro Estatuto señala entre sus fines: “La preservación e incremento de la cultura, el desarrollo de la investigación y el perfeccionamiento docente, con vistas al más alto nivel de excelencia” y “la preparación de profesionales al servicio de la comunidad, con responsabilidad personal y social y observancia de la primacía de la norma ética en el cumplimiento de sus funciones” (Estatuto de la UCALP, artículo 4, incs. d y e). Tales apelativos nos indican la dirección a seguir. Empeñaremos nuestro trabajo orientado al logro de tan trascendentes objetivos.

Tal como nos lo expresa el Papa Francisco, “en este siglo, la comunidad educativa no puede reducirse a las aulas y las bibliotecas; debe lograr la participación, la interdisciplina y la independencia del saber”. (Papa Francisco en el 50 Aniversario del Encuentro Universitario. Roma, 23/03/18).

Invito a todos a que, sumando el esfuerzo de cada uno, su creatividad y el trabajo en equipo a contribuir a la construcción del diálogo, del encuentro y la gestación de un renovado humanismo al servicio de la vida.

Prof. Rita Marcela Gajate

Autor: UCALP

X