Memoria y aprendizaje. Consejos de estudio
Vida UCALP

Memoria y aprendizaje. Consejos de estudio

Con la llegada de la época de exámenes, te pasamos algunos tips para que puedas aumentar tu capacidad de aprendizaje y fortalecer tu memoria.

Sabemos que no se trata de “estudiar de memoria”, sino de razonar y comprender, pero hay
algunos datos y fórmulas que debemos grabar a fuerza de repetición.

1. Distinguí lo que vale la pena

Sin dudas, estudiar algo requiere de mucho trabajo duro. Para facilitarle la tarea a tu cerebro, es necesario que aprendas a diferenciar aquello que realmente vale la pena que retenga. Cuanto más esfuerzo pongas, mejor vas a aprender.

2. Probá varias técnicas de estudio

Según la prestigiosa revista Time, los estudiantes alcanzan un mejor desempeño en las pruebas cuando utilizan distintas técnicas de estudio durante los días previos. Por ejemplo, procediendo a grabar en un audio los apuntes que tomaron en clase, elaborando esquemas comparativos, asociando ideas o realizando simulacros de preguntas de examen para practicar.

3. Hacé un resumen a mano

En lugar de leer cientos de veces un mismo material, es más efectivo leerlo una vez y redactar a mano un breve resumen de lo que entendiste. Luego volvé a leer el material y corroborá si pudiste sacar las ideas más importantes y editalo si te faltó algo.

4. Retené imágenes

Una técnica muy útil es la memoria fotográfica. Para hacerlo es importante que observes el lugar donde estás estudiando, la organización de tus resúmenes, los colores que utilizaste para cada tema, los esquemas, flechas y mapas conceptuales que elaboraste. Luego cerrá los ojos y tratá de reconstruirlos mentalmente utilizando tu imaginación. De esta manera, cuando estés sentado en el pupitre del salón de clases, te acordarás de la información con base en la imagen que retuviste en tu memoria visual.

5. No agotes a tu cerebro

En la vida, no es necesario llevar al límite las cosas porque se puede provocar algo indeseado. Por ello no hagas eso con tu cerebro, forzándolo hasta el agotamiento. Aprendé a separar tus jornadas de estudio para contar con momentos de descanso que te permitan recuperar energía y seguir.

6. Jugá, leé y mantené tu mente activa

¿Estás pensando en tomarte un año sabático? Es importante que mantengas tu mente activa para motivar el pensamiento y no dejarlo reposar por mucho tiempo, lo cual puede provocarte como consecuencia dificultades para retomar tu estudio. Para ello obligate a jugar juegos de palabras, como crucigramas, leé información interesante, aprendé un idioma nuevo, jugá a algún deporte y hacé actividad física.

Fuente: Time

Etiquetas: , , ,

X