La experiencia de estudiar una carrera universitaria en otro país | UCALP
Vida UCALP

La experiencia de estudiar una carrera universitaria en otro país

En el camino de la vida encontramos piedras que se cruzan en nuestro andar para no dejarnos alcanzar nuestros sueños. Esas piedras pueden ser el conformismo, el desánimo, el fracaso, la crítica, la soledad, el desaliento… pero todas ellas podemos salvarlas con valor, esfuerzo y confianza en Dios.

Permíteme contarte mi historia: Vengo de Venezuela, un país privilegiado, hermoso, pero que poco a poco se cae a pedazos. Llegué un verano con todos los ahorros que mis padres pudieron darme y una maleta de 23kilos llena de ilusiones y esperanza, muy parecida a la que había traído mi hermano cuatro años antes. Atrás habíamos dejado a nuestros padres que luchaban a brazo partido para ayudarnos a mantener llenitas nuestras “ilusiones y esperanza”, enviándonos cuanto recurso podían, pero la inflación en mi país convertía en nada (en sal y agua) cada billete ahorrado , y parecía que cada esfuerzo realizado hacía anochecer esa esperanza de superación que nos había traído a esta tierra albiceleste.

Para ayudarme a cubrir la cuota del estudio ese primer año; trabajé limpiando casas, cuidando niños, ayudé en una confitería; mi padre viajó a trabajar en Centroamérica para ayudarnos a multiplicar cada dólar, y mi madre luchaba sola desde Venezuela, tratando de mantenernos a todos con buen ánimo y con espíritu de agradecimiento por las nuevas oportunidades… y así, todos, salvando las piedras de las desdichas y tristezas, seguíamos hacia delante siempre, sonriendo sin olvidar nuestros sueños.

Ya han trascurrido cuatro años desde que salí de mi Venezuela “perla del caribe mar”. Hoy curso el cuarto año de odontología, mi hermano ya cursa el séptimo año de medicina, y desde hace medio año, Dios nos dio la dicha de vivir nuevamente bajo el mismo cielo con nuestros padres ¡sí! Aquí en la República Argentina.

Alguien puede pensar que fue suerte, o que sólo un caso así pudo haber ocurrido porque había mucho dinero, pero se equivocan. He descubierto que mientras más me esfuerzo más suerte tengo, y con relación al dinero, déjame contarte que sumo recursos cuidando a una abuelita. Mis padres que eran profesores en mi país, hoy por hoy trabajan limpiando casas, lavando autos y cuidando personas mayores.

¿Qué quiero tratar de contarles con todo esto? Que mientras más te esfuerces, más oportunidades te irán abriendo el paso. Soñar con convertirte en un profesional y estudiar una carrera en la UCALP no es un sueño imposible, y quizá tu esfuerzo se pueda ver recompensado con una Beca Estudiantil, como fue mi caso. Sin duda te encontrarás con muchas piedras en tu andar; pero si tienes bien definidos tus sueños, lograrás salvarlas con valor, esfuerzo y con una confianza inquebrantable en Dios, sabrás que con cada piedra construirás quizá no un castillo, pero sí un CAMINO.

Querido lector, define tus sueños y ¡sal a tu conquista! Si no puedes volar, corre; sino puedes correr, trota; sino puedes trotar, camina; pero siempre mira hacia delante sin quitar la vista de tus sueños, y cuando sientas que no puedes más, detente; respira y llena tus pulmones de aire. Cierra tus ojos y escudriña en tu interior cómo deseas verte en un futuro, tómate tu tiempo, no tengas prisa, y descubrirás que cuando tus pies se cansen, serán tus sueños los que te mantenga de pie.

X