Feliz día del maestro | UCALP
Vida UCALP

Feliz día del maestro

El 11 de septiembre, fecha de la muerte de Domingo Faustino Sarmiento en el año 1888, se conmemora, en la Argentina, el Día del Maestro. Muchas razones justifican esta elección, que implica un reconocimiento a la tarea que el sanjuanino desarrolló como autodidacta desde distintos cargos y esferas de la opinión pública, en favor de todos los niveles de la educación y la formación docente de nuestros compatriotas.

Durante su Presidencia de la República, se crearon alrededor de 800 escuelas, que, sumadas a las ya existentes, alcanzaron un total de 1816, de las cuales el 27 % fueron de carácter privado (tal el caso de los establecimientos para niños sordomudos que obtuvieron, por su mediación, subvención estatal).

Desde una posición ideológica diferente pero complementaria, otro educador argentino de la época, José Manuel Estrada, buscó priorizar los nexos trascendentes de la categoría maestro asociándolos con el Magisterio de la Iglesia. En su Memoria sobre la Educación común en la Provincia de Buenos Aires, se refirió al educador como a un “Ministro del Altísimo” y a la educación del pueblo como a la más noble y la más fructífera tarea a la que pudiera consagrarse la vida de un hombre y, principalmente, la de un ciudadano de un pueblo libre.

Es tal la importancia y la densidad de ambas figuras, formadoras de tradiciones culturales que han trascendido temporalmente el siglo pasado y continúan vigentes -aunque lateralizadas- en nuestra cultura que podrían interpretarse como verdaderas interpelaciones dirigidas hacia quienes nos desempeñamos actualmente en actividades relacionadas con la educación y la formación de nuestros jóvenes.

La UCALP hace llegar, una vez más, su reconocimiento a quienes se desempeñan en sus aulas como docentes, al tiempo que reitera su compromiso con el mejoramiento de la calidad educativa que imparte, el respeto por los valores cristianos que propicia, y el impulso a la formación continua de sus profesores, mediante el desarrollo de proyectos de investigación básica y la generación de carreras de posgrado acreditadas.

Es nuestro modo, humilde, por cierto, de sumarnos a una nueva celebración no exenta de nostalgia por los objetivos que el país no ha logrado, y cargada, al mismo tiempo, de la confianza por los que puede alcanzar.

Dra. María Teresita Minellono, Decana Facultad Humanidades

Etiquetas: , ,

X