Experiencia de vida de graduada UCALP
Vida UCALP

Experiencia de vida de graduada UCALP

Mi nombre es Delia Dupuy. Nací en la ciudad de La Plata y en ella me formé. Recibí el título de Maestra Normal Nacional al finalizar el Normal Nacional N.º 2 Dardo Rocha, y me anoté en la UCALP (Facultad de Arquitectura).

Al tiempo, con mi marido, nos trasladamos a la provincia del Neuquén, específicamente a Plaza Huincul. Allí fui nombrada con el cargo de subjefa de Ingeniería Civil. Mi dedicación estuvo en las reformas de escuelas primarias, jardines de infantes y grupo de viviendas económicas para la ciudad de Cutral Co y en el proyecto de una sepultura que se encuentra en el cementerio de Cutral Co.

En el tiempo que nos quedaba libre, nos dedicamos con mi esposo a la docencia y, por orden de su directora, hicimos los programas para crear, a partir del 3.er año, la orientación con el objetivo de obtener los títulos de Técnico Químico y de Maestro Mayor de Obra; nos hicimos cargo además de algunas materias, como Dibujo Técnico y Fundamentos de Materiales de Construcción.

Nos quedamos cuatro años, los que nos han dejado bellos recuerdos no solo por el lugar, sino también por la calidez de la gente maravillosa que nos rodeaba. Luego regresamos a nuestra ciudad por cuestiones personales.

Cuando nació mi hijo, empecé a leer a los grandes maestros de la pintura, ya incentivada por el arquitecto Stanislao Shavo, profesor de Visión l-ll y lll de la UCALP, donde hice toda mi carrera de arquitectura y recibí el título. Mi experiencia en la Universidad fue como continuar con la rutina del secundario, ya que había que asistir obligatoriamente de lunes a viernes y, a veces, los sábados. Pasaban lista de asistencia.

Ustedes se preguntarán cuál fue el motivo por el que elegí esta Universidad. Se vivían en ese entonces momentos difíciles para el país. Al quedar huérfana de jovencita, mis familiares más cercanos —abuela y tíos— querían seguridad. El paso por la UCALP fue una experiencia enriquecedora, no solo por el contacto directo profesor-estudiante, sino también por la colaboración permanente entre los alumnos, lo que originó amistades hermosas.

Dejé la profesión y me dediqué con todo al arte de la pintura: concurrí a talleres de grandes maestros, Carlos Cañas, Josefina Robirosa, Heriberto Zorrilla (creador del Esencialismo en la pintura), entre otros. Al poco tiempo, después de mucha práctica, comencé a hacer exposiciones. Desde ese comienzo, llevo más o menos setenta presentaciones de mis cuadros en diferentes sitios de CABA, Gran Buenos Aires, México, EE. UU. y Europa. Hoy en día, sigo con mi taller creando nuevas obras.

 

Una gran artista, la señora Graciela Canero, me vinculó con el Museo Beato Angélico. Ahí conocí a su directora, la señora María Cristina de Luca de Ducis Rot y al codirector y artista plástico Dr. Walter Patricio Di Santo. Mi experiencia es muy rica al haber presentado innumerable cantidad de exposiciones colectivas e interactuar con otros pintores, no solo de mi ciudad, la ciudad de La Plata, sino de otros lugares de la Argentina y del exterior. Recibí siempre un tratamiento cordial; destaco la calidez y amistad que se ha generado entre las autoridades, artistas y visitantes a las muestras.

Etiquetas: , , ,

X