¿Cómo podemos fortalecer nuestro sistema inmunitario?
Vida UCALP

¿Cómo podemos fortalecer nuestro sistema inmunitario?

Antonella Anghileri, licenciada en Nutrición, graduada de nuestra sede Bahía Blanca, extiende estos saberes que son útiles para toda la comunidad en estos momentos:

El sistema inmunitario resulta de vital importancia para nuestra supervivencia, ya que nos protege de enfermedades al identificar y atacar agentes patógenos externos y células propias transformadas.

Inmunonutrientes

Algunos micronutrientes y componentes dietéticos tienen funciones muy específicas en el desarrollo y mantenimiento del sistema inmunitario. Los inmunonutrientes son nutrientes presentes en los alimentos que, si se consumen en forma sostenida en el tiempo y en cantidades adecuadas, permiten fortalecer dicho sistema. Dentro de ellos, se encuentran:

PREBIÓTICOS y PROBIÓTICOS: permiten modificar la composición de la microbiota intestinal, ayuda al sistema inmunitario a luchar contra bacterias nocivas y refuerza la barrera intestinal. Los primeros se encuentran en los siguientes alimentos: achicoria, ajo, puerro, banana, cebolla, esparrago, alcaucil, legumbres (lentejas, porotos, garbanzos), leche materna y leche con fibra activa FOS. Los probióticos están presentes en: yogur, tempeh, leche materna, kéfir, entre otros.

ÁCIDO GRASO OMEGA 3 y OMEGA 6: modulan la respuesta antiinflamatoria. El primero está presente en: semillas de chía, nueces, aceite de canola, pescados grasos (atún, jurel, caballa, salmón). El segundo se encuentra, principalmente, en aceites vegetales (maíz, soja, girasol).

ÁCIDO GRASO OMEGA 9: mejora el perfil lipídico y contribuye a disminuir factores de riesgo cardiovascular, cerebrovascular y la diabetes. Está presente en: aceite de girasol, oliva, canola, aceitunas.

VITAMINA C: aumenta la producción de interferón, que impide a una amplia gama de virus provocar infecciones. Se encuentra, principalmente, en: frutas cítricas (kiwi, naranja, frutillas) y hortalizas (berro, coliflor, morrón, repollo, etc.).

VITAMINA D: Es esencial para ayudar al cuerpo a combatir infecciones y enfermedades. Se encuentra en: huevo, hígado, lácteos enteros, atún, sardinas, leche fortificada. También se obtiene a partir de la exposición solar.

ZINC: tiene acción moduladora sobre aspectos específicos de la respuesta inmunitaria. Está presente en: carne de vaca, cerdo, cordero, pescado, tofu, queso, cereales, nueces, yema de huevo, legumbres, frutos secos, productos de soja, semillas de calabaza.

POLIFENOLES: pueden actuar como inmunomoduladores y antiinflamatorios, y están presentes en frutas y verduras moradas y rojas, té, vino tinto.

Como conclusión, los nutrientes pueden afectar directa o indirectamente a las células inmunitarias, lo que causa cambios en su función o en el microbioma intestinal. Por lo tanto, adoptar un estilo de vida saludable, teniendo en cuenta el rol de los inmunonutrientes, la realización de actividad física y la importancia de un estado nutricional óptimo, contribuye a mejorar aún más la función inmunitaria, y así prevenir o retrasar la aparición de infecciones o enfermedades inflamatorias crónicas.

“Las intervenciones nutricionales específicas pueden mejorar aún más la función inmunitaria en situaciones clínicas, y así prevenir la aparición de infecciones o enfermedades inflamatorias crónicas…” (Child, 2019)

Antonella Anghileri
Licenciada en Nutrición, MP 0432

Etiquetas: , , ,

X