Ser UCALP | UCALP
Pastoral

Ser UCALP

El planteo y la preocupación por el ser es profundo, constante y de gran interés a lo largo de la historia del pensamiento. El ser es el acto que otorga existencia a las cosas (Aristóteles ,Metaf. IV.II) y como educadores católicos, nuestra obligación es tener presente cuál es el acto que da existencia a una universidad católica, para que ésta sea verdaderamente universidad y católica. La Universidad, nacida del corazón de la Iglesia (ex corde Ecclesiae) encuentra aquí un principio constitutivo de su ser, decir universidad y católica en el orden semántico, aunque a muchos les cueste aceptarlo, es una sinonimia. Aún , en la vida cotidiana de la UCALP, conservamos expresiones propias de hombres que profesan la enseñanza de una disciplina tal como los monjes profesaban sus votos, o hablamos de reunión de claustro de profesores como análogamente se daba en la vida claustral monástico/religiosa , por citar algún ejemplo. Y estas mismas comunidades religiosas nos dan también elementos como para definir el ser de la universidad como una comunidad de hombres de ciencia que buscan la verdad. Estos hombres que representan la multiplicidad de los saberes, valiéndose de la autonomía propia de cada disciplina, están vinculados y orientados hacia (versum) la unidad del saber (unum), (…) sólo alcanzando la unidad de los saberes podremos hablar universitariamente” ( Alfredo di Pietro, Imperio y derecho, T.II., pag, 177). Este ir hacia la unidad desde la diversidad, ilumina el ser de la UCALP y a la vez da forma a su querer y saber, verdadero fundamento del hacer. El ser de la UCALP se actualiza en un dónde, La Plata, un cuándo, estos más de cincuenta años y un cómo presente en su lema “Caritas in veritate”. La caridad, o sea el amor de Dios derramado en el corazón de los hombres, que viven, estudian, enseñan, en la Verdad. Para esto es necesario la profundidad que da la filosofía y la luz sobrenatural que da la Fe, elementos presentes en todas las carreras de la UCALP como distintivos y esenciales, no opcionales ni complementarios, aunque así nos lo hagan llamar las etiquetas institucionales que acreditan la validez de las carreras del ser UCALP.

Tomando como síntesis la carta a los Corintios recordamos las palabras de san Pablo, pero como si estuviesen dirigidas a los cristianos de La Plata que enseñan en nuestra universidad “Si tuviera el don de profecía y comprendiera todos los misterios y todas las ciencias (…) sin caridad no me sirve para nada” (2-3). Si nuestra universidad no haya su ser en las bienaventuranzas, no saca su fuerza de la oración y la gracia de los sacramentos, no podrá alcanzar jamás la unidad de los saberes, porque no podrá querer lo que quiere Dios, tener el sabor de su saber ni hacer lo que Él nos pidió :“ir y enseñar para que todos sean sus discípulos, para que todos sean uno” (Mt 28,10 ; Jn 17,1 ss).

Caritas in veritate es nuestro ser porque la Caridad y la Verdad es Cristo.

Padre Fernando Sagaspe
Capellán General UCALP

Autor: UCALP