Iniciativa La Plata Paisaje Cultural | UCALP
Noticias

Iniciativa La Plata Paisaje Cultural

El compromiso de la Universidad en la gestión del paisaje patrimonial
Participación del Decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la UCALP: Mg. Arq. Raúl Horacio Meda
La Plata, viernes 16 de setiembre de 2016

Buenas noches, primero quiero agradecer por esta invitación a Lucía y Rubén Pesci y a todos los que llevan adelante la iniciativa La Plata Paisaje Cultural.

No voy a abundar sobre la importancia de esta iniciativa que con tanto ahínco lleva adelante Rubén –como todas sus cosas – porque ha sido muy bien desarrollada en las reuniones anteriores.

Vamos a centrarnos en el tema de esta mesa “El compromiso de la Universidad en la gestión del paisaje patrimonial”.

Los paisajes Culturales – tal como los define la UNESCO – “representan las ‘obras conjuntas del hombre y la naturaleza’. (…) Ilustran la evolución de la sociedad humana y sus asentamientos a lo largo del tiempo, condicionados por las limitaciones y/o oportunidades físicas que presenta su entorno natural y por las sucesivas fuerzas sociales, económicas y culturales, tanto externas como internas.”

Y nuestra ciudad tiene sobrados méritos para ser incluida en esta categoría; por su trazado, que todavía conserva sus cualidades ambientales, pese al esfuerzo que hacemos sus habitantes para contaminar y degradar su patrimonio histórico y cultural, destruyendo monumentos, ensuciando edificios emblemáticos, como ocurrió hace pocos días con el Palacio Municipal; también por sus calles y avenidas arboladas, por sus edificios patrimoniales y por su cultura tan especial, a la que hemos contribuido las Universidades.

Pero si prestamos atención a la definición de la UNESCO veremos que dice: “Obras (… que) ilustran la evolución de la sociedad humana y sus asentamientos a lo largo del tiempo” es decir que no nos quedamos inmovilizados en el trazado fundacional sino que lo miramos en su evolución, con todos los condicionantes sociales, económicos y culturales internos y externos que han obrado en él.

Esto implica que miremos el trazado fundacional en su evolución, pero también en su crecimiento fuera del casco histórico y entonces observamos transformaciones que no siempre han contribuido a mejorar el paisaje urbano.

En el área central, la presión inmobiliaria en algunos casos ha contribuido a destacar el rol de centralidad de la capital de la provincia, pero en otros lamentablemente ha opacado la magnificencia que se les quiso dar a los edificios públicos, como se puede advertir en el eje monumental.

El crecimiento de la periferia no ha seguido los lineamientos del plan fundacional, no sólo no respetando su trazado, sino tampoco respetando el valor ambiental de nuestra ciudad.

Pese a ello, La Plata tiene sobrados méritos para ser considerada como paisaje cultural de valor excepcional, pero tal vez lo que nos falta es reconocerlo, que la sociedad en su conjunto lo reconozca.

Comprender la importancia del paisaje que nos rodea y la trascendencia de su preservación para nuestro goce y el de las generaciones futuras todavía es una asignatura pendiente. Todos tenemos que comprender que debemos cuidar la riqueza de nuestro paisaje urbano para el disfrute de toda la comunidad sin discriminación o con inclusión como se dice ahora.

Jordi Borja – que estuvo hace unos meses con nosotros en la apertura de las 3º Jornadas Latinoamericanas Patrimonio y Desarrollo – escribió hace unos años que el espacio público debe ser el espacio más lujoso de la ciudad, el de más esmerado diseño, porque es el espacio de la comunidad.

Dice en otro párrafo: “El espacio público promociona significado a la vida urbana y confiere a la ciudad el atributo de dar sentido a sus habitantes”
Pero la comunidad no va a apreciar la riqueza de un espacio urbano o un paisaje patrimonial – y consecuentemente colaborar en su preservación – si no conoce los valores de esos espacios o paisajes, si no los incorpora – a través de la participación – como parte de su identidad. En este sentido, las acciones que lleva adelante la iniciativa La Plata Paisaje Cultural y otras anteriores de la Fundación CEPA contribuyen enormemente a este reconocimiento.

Es justamente en la difusión de los valores de nuestro patrimonio urbano donde creo que comienza la labor de la Universidad.
La Universidad tiene como misión la educación. La educación de sus alumnos en las disciplinas específicas, pero también en la educación de sus alumnos como personas y como ciudadanos. Por eso decimos que la Universidad es generadora de cultura.

En nuestro caso particular desarrollamos muchas materias relacionadas con la preservación del espacio público y del patrimonio, pero le asignamos un valor especial a la formación humanística de nuestros estudiantes. Estamos convencidos de la prioridad de lo ético sobre lo técnico y de que un profesional sólo sirve a la sociedad si el saber está unido a la conciencia.

Pero la educación de la Universidad no puede darse solamente puertas adentro, la universidad debe salir, debe estar al servicio de la comunidad que la nutre, debe establecer un diálogo fecundo con la sociedad.

Esta relación la establece a través de sus otras dos funciones sustantivas: la investigación y la extensión.

A través de la investigación, la Universidad genera conocimientos que son difundidos a la comunidad a través de publicaciones y congresos. En este sentido, nuestra Facultad ha generado una línea de investigación en patrimonio dirigida por profesores que son excelentes especialistas, miembros de ICOMOS y CICOP – las principales organizaciones internacionales dedicadas a la preservación del patrimonio en su más amplio espectro.

Y hemos difundido este conocimiento a través de algunas de las actividades de extensión que realiza la Facultad.

Hemos contribuido con el trabajo de nuestros alumnos, guiados por los profesores, en la realización de diagnósticos para la puesta en valor de varios edificios emblemáticos de la ciudad como por ejemplo el Teatro Martín Fierro del Bosque, la Asociación de Maestros de 12 y 60, El barrio de la 1000 casas de Tolosa, el casco de la estancia de Jorge Bell en City Bell, la capilla del País de los Niños, la casa prefabricada fundacional en parque Saavedra, el Palacio D’Amico; en todos los casos el producto del trabajo fue entregado a las autoridades correspondientes.

El año que viene estaremos trabajando con nuestros alumnos de la Cátedra de Técnicas de Intervención en el Patrimonio Arquitectónico y Urbano, a cargo de la Arquitecta Diana Maggi, sobre el Palacio López Merino, por convenio con la Municipalidad de La Plata.

Hace unos días hablábamos con Lucía y Rubén de continuar el año que viene estos trabajos con los alumnos sobre temas de paisaje cultural.

Asimismo, en el mes de Abril organizamos las 3º Jornadas Latinoamericanas Patrimonio y Desarrollo, Jornadas que venimos realizando desde el año 2010 conjuntamente con ICOMOS Argentina y el Colegio de Arquitectos Distrito Uno. Además de las conferencias magistrales, entre cuyos distinguidos disertantes lo hemos tenido a Rubén, se presentaron una gran cantidad de ponencias que están disponibles para toda la comunidad en CD o en la página de ICOMOS. La conferencia inaugural de Jordi Borja está en youtube, accesible a todo el mundo.

Pero no quisimos dejar este trabajo exclusivamente en el ámbito académico. Fue así como organizamos un espectáculo de tango en la calle frente a la casa Curutchet, aunando un patrimonio intangible con un patrimonio arquitectónico.

Además, realizamos en el Centro Cultural Estación Provincial del Barrio Meridiano V un Taller Urbano denominado: “El protagonismo de la ciudadanía en la gestión cultural del patrimonio” integrado por los más variados representantes de la comunidad: estudiantes, profesores, artistas, gente de la cultura, ONG que se constituyó en una plataforma de debate público sobre la cuestión patrimonial, en el marco más amplio del derecho a la ciudad.

De esta manera transferimos a los distintos actores sociales las conclusiones y reflexiones generadas en las Jornadas, tratando de darles continuidad a través de un espacio de intercambio y debate de las experiencias aportadas por los diversos asistentes. Así es como pensamos que se forman agentes multiplicadores que difunden el valor del patrimonio en la comunidad.

Es decir que si planteamos el título de esta mesa redonda como una pregunta: ¿cómo se compromete la Universidad en la gestión del paisaje patrimonial? Creo que la respuesta es a través de la generación de conocimientos y la difusión de los valores del patrimonio en todos los medios, tanto en el ámbito académico, como en el social y el gubernamental. De esta manera propiciaremos que toda la comunidad tome conciencia y participe en la preservación y enriquecimiento de nuestro patrimonio cultural, para que lo leguemos en las mejores condiciones a las generaciones futuras.

Autor: UCALP