Día Mundial de la Lucha contra el Sida | UCALP
Vida UCALP

Día Mundial de la Lucha contra el Sida

Cada 1 de diciembre, se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Es una oportunidad para concienciar, educar y mejorar la comprensión del VIH/sida como un problema de salud pública mundial.

En este marco, el Dr. Fermín García Marcos, decano de la Facultad de Salud de la UCALP, nos muestra, mediante la siguiente reflexión, la importancia de prevenir.

“El sida se identificó por primera vez en Estados Unidos, en 1982, y al año siguiente, se aisló el virus que lo provoca. Al poco tiempo, se difundió por todo el mundo, y se ha convertido en la pandemia de crecimiento más abrumadora.

El VIH infecta las células del sistema inmunitario que el hombre posee como mecanismo de defensa, alterando o anulando totalmente su función. El deterioro progresivo del sistema inmunitario, la inmunodeficiencia, lo lleva a dejar de cumplir su función de lucha contra enfermedades, particularmente las infecciones, lo cual acarrea el posible desarrollo de más de 20 infecciones de diferentes gérmenes y el desarrollo de algunos tipos de cáncer.

La trasmisión del VIH es por vía sexual, homosexual en su comienzo por los casos detectados durante los primeros años, pero también heterosexual. La vía de trasmisión es la sangre y substancias orgánicas, los hemoderivados, el uso compartido de agujas en los drogadictos, jeringas, transfusiones de sangre en que no se haya verificado la ausencia del virus, instrumentos punzantes contaminados, contagio de madre infectada a hijo en el momento del parto, periodo perinatal o a través de la leche materna.

Aproximadamente 37 millones de personas estaban infectadas en todo el mundo en 2015, de las cuales el 1.8 % eran niños (OMS, Harrison Principios de Medicina Interna, 19.ª edición). Se estima que unas 35 millones han fallecido de esta enfermedad en los últimos 30 años. Los tratamientos con una combinación de medicamentos antivirales evitan que se multipliquen dentro del organismo, con lo cual las células del sistema inmune pueden vivir más tiempo y proteger al portador de las infecciones. La eficacia del tratamiento reduce la carga viral, o cantidad de virus alojados en el organismo, con disminución de trasmisión del virus a la pareja sexual y de la madre al niño. Se logra así transformarla en una enfermedad con mayor prolongación de vida del portador, pero con las características propias proclive a sobreinfecciones y peligro de muerte. Cambia a enfermedad crónica.

Los médicos deben conocer y usar los medicamentos más recientes, todos de alto costo, para afrontar las infecciones y complicaciones que se agregan a la inmunosupresión como enfermedad de base, y también deben instruir a los enfermos sobre la evolución de la enfermedad, escuchar sus temores y aconsejar pautas de comportamiento que eviten su difusión.

Por ser una enfermedad prioritariamente de trasmisión sexual, es una consecuencia del comportamiento de cada ser humano; por lo tanto, las recomendaciones a la población insisten en los cuidados que deben tomarse en las relaciones sexuales: particularmente, evitar la promiscuidad, las relaciones ocasionales, las modas y tendencias actuales de relaciones confusas e intercambiables entre jóvenes heterosexuales, la exaltación de lo genital y el placer como un absoluto, las parejas ocasionales y transitorias, las relaciones homosexuales, las ocasiones de desenfreno provocadas por la adicción a drogas y el alcohol, la desvalorización de la mujer reducida a objeto.

Estos consejos médicos implican prevención y profilaxis de una enfermedad muy grave, derivada de pautas del comportamiento humano. Es necesario promover hábitos saludables de vida y de relación afectiva ordenada, la educación para el amor y el respeto mutuo, la continencia, el respeto a la mujer, la formación de parejas estables, el matrimonio monogámico”.


Dr. Fermín García Marcos
Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, UCALP.

Etiquetas: